sábado, 16 de diciembre de 2017

Honda crisis en Honduras

Hoy escribo en mi columna #MirarHaciaOtroLado, publicada por DEIA, sobre la crisis postelectoral en Honduras. Se trata de una profunda crisis política, institucional, constitucional o, si lo prefieres, social.




 http://m.deia.com/2017/12/16/opinion/honda-crisis-hondurena 


Al final del artículo me refiero a un Comunicado publicado por la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús que puedes encontrar íntegro aquí. También cito la Radio Progreso a cuya página puedes acceder desde aquí.






HONDA CRISIS EN HONDURAS




Honduras vive desde hace 10 años una honda crisis política. Las últimas semanas hemos vivido un recrudecimiento del enfrentamiento social y político a raíz de las elecciones presidenciales y de un accidentando y altamente sospechoso proceso de recuento electoral. Las protestas se saldan, hasta la fecha, con 14 muertos y unos 800 detenidos.


Recordarán ustedes que en el año 2006 llegó a la presidencia del país Manuel Zelaya. Sin terminar una legislatura en que fue derivando hacia una izquierda con ciertos ecos venezolanos, fue depuesto por los poderes fácticos del país en algo que la comunidad internacional calificó, de forma bastante unánime, como golpe de estado.


Heredero más o menos directo de aquella historia, el presidente actual, Juan Orlando Hernández, se presentaba ahora a la reelección. En frente tenía a un incalificable Salvador Nasralla, presentador televisivo de tonos entre telepredicador y berlusconianos, que se permite declaraciones comprensivas no ya sobre Venezuela, sino sobre Corea del Norte (“los presentan como malos malísimos pero allí en Corea del Norte no hay desempleo (…) la prensa internacional desfigura la realidad”). Un tipo al que yo, sinceramente, no compraría un coche de segunda mano, pero en el que la oposición ha confiado la suerte de su país.




Lo cierto es que Nasralla recababa, a comienzos del recuento electoral, la confianza de los electores y, a pesar de jugar en campo contrario con juez de parte, iba ganando en un proceso desesperadamente lento e irregular. De pronto un más que sospechoso parón informático obró el milagro de cambiar las tornas y dar la victoria, por los puntos, al presidente Hernández.
Esta supuesta victoria de Hernández ha recibido el visto bueno del más alto tribunal electoral hondureño, remodelado a la sazón a su medida por el actual presidente y por lo tanto de una fiabilidad e independencia más que cuestionables.


Sin embargo estos resultados no han conseguido convencer a la comunidad internacional. La Organización de Estados Americanos, la OEA, con un importante despliegue de observadores sobre el terreno, como la Unión Europea, ha denunciado, si bien de forma prudente y medida, las irregularidades y ha pedido un recuento y rectificación de las irregularidades. Ha exigido que se respeten las elecciones y la voluntad popular allí expresada.


Ni siquiera los Estados Unidos, con un deseo indisimulado por apoyar la continuidad del actual presidente, se han atrevido a dar del todo por buenos los resultados. Juegan los EE.UU. ahora a cierta calculada ambigüedad que, sin dejar huérfano por completo a Hernández, no les inhabilite como actor en el futuro si las cosas se les tuercen, dado lo obvio de las irregularidades.


Nasralla llama a sus simpatizantes a la calle y el gobierno ha respondido con una represión que ha sido condenada, por sus excesos y desproporción, como atentatoria contra los derechos humanos por Amnistía Internacional.


La Provincia Centroamericana de los Jesuitas, autoridad moral de innegable peso en la región, se ha manifestado de forma muy dura: “Denunciamos la falta de profesionalismo y de ética del Tribunal Supremo Electoral. Ya no es sólo una sospecha sino una certidumbre, la manipulación burda de esta situación que intenta irrespetar la voluntad popular manifestada en las urnas para esconder una victoria inesperada de la oposición sobre el actual presidente que hizo todo lo que pudo, legal o ilegalmente, para ser reelecto. Denunciamos la represión de los órganos del Estado en contra del pueblo hondureño que es reprimido brutalmente. Exigimos el respeto a la decisión popular expresada en las urnas y el derecho a la libre expresión. Felicitamos a Radio Progreso por su labor informativa, de análisis, reflexión y defensa de los derechos humanos de las y los hondureños”.


No iban desencaminados los herederos de Arrupe. Pocos días después de dar a conocer este comunicado, la citada Radio Progreso, de los jesuitas, era saboteada para impedir sus emisiones.

jueves, 14 de diciembre de 2017

In Memoriam Julen Gayarre Izaguirre. Goian bego!

Esta pasada Semana Santa conocí, juntos a mis hijos, a un hombre de los que marcan: sensible, inteligente, bueno, interesante, apasionado.


Tanto es así que le dediqué una entrada en este blog: Turismo en Isaba, Navarra


Entonces hablé de "descubrimiento":  "...lo que realmente me interesa aquí es compartir el descubrimiento de que Julen es un biólogo trilingüe especialista en hacer visitas de avistamiento de aves (birdwatching) y de fauna en la zona de los Pirineos (en español, euskera o inglés)."


Recomendaba su hotel: "es mi blog y me apetece hacer propaganda gratis a quien se lo merece. Promocionar las buenas iniciativas de aventureros soñadores que al tiempo crean riqueza y mantienen sus pasiones es parte de lo que me gusta hacer." Hablaba del turismo cultural y científico y terminaba mi entrada diciendo: "A partir de ahora Julen y su hostal en Isaba son para mí un punto de referencia en este asunto. Yo volveré con mis botas de monte preparadas. Y es que muchas veces lo mejor de los viajes, además de los paisajes maravillosos, las vistas, la paz, la comida o los senderos, es conocer a gente interesante de la que aprender."


Después, este verano, estuvimos en contacto, puesto que él tenía un plan, para él importante, en que, por suerte, le pude echar una muy modesta pero voluntariosa mano. Doy gracias ahora por haber tenido esa oportunidad.


Ahora quería cumplir mi promesa de volver a su hotel y disfrutar de su hospitalidad y conversación. Contacté con su dirección para irme con los niños los 5 días de la semana de Reyes. Entonces, desconcertado por la ausencia de referencias, indagué un poco y me enteré de la horrorosa noticia:



http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/2017/10/31/fallece-accidente-julian-gayarre-los-apartamento-metsola-isaba-559591-300.html  http://www.noticiasdenavarra.com/2017/11/01/sociedad/navarra/fallece-el-empresario-del-valle-de-roncal-julian-gayarre 



Un amigo suyo me cuenta: "Julen sufrió un accidente hace un mes (...) estaba haciendo un foto en la Foz de Arbayún, un lugar que le gustaba mucho, y resbaló y cayó al fondo, muriendo por la caída."


Tenía 44 años. Nos hizo la vida más bonita, con su generosidad y su pasión, los pocos días que compartimos. Hay gente, como decía, que marca, independientemente del poco o mucho tiempo que compartas con ellos.


Goian bego, Julen estimatua!



Premio René Cassin 2017 - SEXUAL MINORITIES UGANDA

Esta semana, en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, se ha celebrado la ceremonia de entrega del Premio René Cassin de los Derechos Humanos que desde hace 15 años convoca el Gobierno Vasco.


Desde hace ya 5 ediciones soy miembro del jurado de este Premio. En esta ocasión me ha correspondido el honor de leer, en nombre del Jurado, el fallo. Ver vídeo de lectura del fallo aquí.


El Premio ha recaído en SEXUAL MINORITIES UGANDA, por las razones que se exponen en el fallo que aquí bajo copio en sus dos versiones oficiales:


La situación de las personas LGTBI en algunos países de África es especialmente dramática. En muchos países están perseguidas penalmente, incluso, como en el caso de Uganda, con penas que pueden llegar a la cadena perpetua. La discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género es una constante en este país, incluyendo limitaciones legales al acceso a la educación, el empleo y las prestaciones sociales. Por si esto fuera poco, con frecuencia sufren persecución social, desprecio y agresiones. La violencia que se ejerce contra estas personas queda, en la práctica totalidad de los casos, en la más completa impunidad.


El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU se ha mostrado, en relación a Uganda, "muy preocupado por la discriminación en razón de la orientación sexual y la identidad de género, así como por la tipificación como delito de las relaciones sexuales consentidas entre personas del mismo sexo en el Código Penal". El Comité denuncia asimismo "un incremento de los casos de detención arbitraria y maltrato policial de personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexo desde la aprobación de la Ley contra la Homosexualidad en 2014".


En este contexto la labor de las organizaciones sociales que trabajan por los derechos de estas personas es imprescindible. SEXUAL MINORITIES UGANDA es un referente entre estas organizaciones. Se trata de una red que incluye a 18 instituciones plurales y heterogéneas que luchan por el reconocimiento y el respeto de la dignidad y derechos de estas comunidades.


SEXUAL MINORITIES UGANDA lleva 13 años coordinando actividades, entre otras, de defensa jurídica, sensibilización y educación, protección y defensa de derechos como la salud y otros derechos sociales.


La lucha por la igualdad y contra la discriminación por razón de orientación sexual y orientación de género es una de esas tareas que nos interpelan a toda la humanidad, una labor que debe contar, para ser eficaz, con el máximo apoyo internacional.


El Jurado del Premio René Cassin reconoce, con la concesión del Premio René Cassin 2017 a SEXUAL MINORITIES UGANDA, su trabajo y quiere sumarse así a la denuncia de la dramática situación de la comunidad LGTBI en Uganda y llamar, por medio de este premio, a respetar sus derechos, seguridad y dignidad.


----------------




Bereziki larria da Afrikako herrialde batzuetan LGTBI komunitateak bizi duen egoera. Herrialde askotan, legezko jazarpena nozitzen dute, eta, batzuetan, bizitza guztirako zigorra jasotzera iristen dira; Ugandan, adibidez. Herrialde horretan, etengabea da sexu- edo genero-identitategatiko diskriminazioa, eta muga legalak dituzte hezkuntzara, enplegura eta gizarte-prestazioetara iristeko. Hori gutxi balitz bezala, askotan jazarpen soziala nozitzen dute, mespretxua, erasoak. Eta, gehienetan, indarkeria hori erabateko inpunitatean geratzen da.


Nazio Batuetako Eskubide Ekonomiko, Sozial eta Kulturalen Batzordea oso kezkatuta agertu da Ugandako egoerari buruz, han bizi duten sexu- eta genero-identitategatiko diskriminazioagatik, eta hango Zigor Kodean delitu bezala tipifikatuta daudelako sexu bereko pertsonen arteko harreman baimenduak. Batzordeak salatu duenez, 2014ko Homosexualitatearen aurkako Legea onartu zenetik igo egin dira lesbiana, gay, bisexual, transgenero eta intersexualen atxiloketa arbitrarioak eta poliziak ematen dizkieten tratu txarrak.


Testuinguru horretan, ezinbestekoa da pertsona hauen eskubideen alde diharduten erakunde sozialen lana. Erakunde horien artean, SEXUAL MINORITIES UGANDA erreferente bat da. Sare horretan, 18 erakunde daude, anitzak eta heterogeneoak, eta komunitate hauen duintasuna eta eskubideak aitortzearen alde borrokatzen dira.


SEXUAL MINORITIES UGANDA erakundeak 13 urte daramatza arlo ezberdinetako jarduerak koordinatzen; honako hauek, besteak beste: defentsa juridikoa, sentsibilizazioa eta hezkuntza, osasuna bezalako eskubideen babesa eta defentsa, eta beste hainbat eskubide sozial.


Berdintasunaren aldeko eta sexu- eta genero-orientazioagatiko diskriminazioaren aurkako borrokak gizateria osoa interpelatzen gaitu; eta efikaza izateko, nazioarteko laguntza osoa behar du.


René Cassin 2017 Saria SEXUAL MINORITIES UGANDAri emanez, Rene Cassin Sariaren epaimahaiak erakunde horren lana aitortu nahi du, eta bat egiten du Ugandan LGTBI komunitateak bizi duen egoera dramatikoaren salaketarekin; era berean, eskatzen du errespeta daitezela pertsona hauen eskubideak, segurtasuna eta duintasuna.

martes, 5 de diciembre de 2017

Sobre Derechos Humanos y Paz en Cali

Hoy comienzo en la Universidad Autónoma del Occidente, en Cali, Colombia, un seminario para profesores y agentes sociales sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales y Procesos de Paz.
 
http://www.uao.edu.co/





En la Universidad han titulado el curso como Círculo Vituoso. Así sea, pues.



domingo, 3 de diciembre de 2017

El europeísmo de Stefan Zweig

Hoy en mi columna #MirarHaciaOtroLado, de los medios del GRUPO NOTICIAS, como DEIA y Noticias de Gipuzkoa, hablo del Europeísmo de Stefan Zweig, con motivo de la publicación de un nuevo libro que recoge textos suyos inéditos hasta la fecha en español. Aprovecho además para hacer un guiño cariñoso a mi querido abuelo.


El artículo lo copio abajo y el libro lo tienes aquí, en la Editorial Plataforma (responsables de otras maravillas como, por ejemplo, “Un niño afortunado” de Thomas Buergenthal, libro del que hablé en su momento también en este blog):


 
EL EUROPEÍSMO DE ZWEIG


Mis primeros recuerdos de Stefan Zweig me llevan a la biblioteca de mi abuelo, en un comedor al fondo tras la cocina. Stefan Zweig era un nombre en el lomo de varios libros editados en cartoné de tela normalmente azul o verde o roja que ya griseaba por el paso de las décadas. Eran biografías, una de las grandes aficiones de mi abuelo, y me vienen a la cabeza los nombres, hazañas y dilemas de Erasmo, Fouché, María Antonieta y María Estuardo.


Por aquel tiempo, para mí Zweig era un biógrafo un tanto decadente en ediciones de los años 40 y traducciones engoladas y llenas de vocabulario viejuno que le hacían, visto ahora en retrospectiva, muy flaco favor al autor.


Fue 30 años después, cuando la Editorial Acantilado publicó sus memorias, que pude reencontrarme con un gigante de la historia, de la literatura y del pensamiento. El Mundo de Ayer me tuvo fascinado durante semanas: era tierno, humano, inteligente, elegante, sabio… era un libro que se hacía humano hasta sentirlo físicamente. Era esperanza en medio del desastre y era humanismo del siglo XX.


¿Pero no es acaso un poco ingenua su fe en el humanismo, especialmente en libros como Erasmo o como Calvino contra Castellio? Sí, seguramente, el propio autor lo reconoce en ocasiones, pero esta candidez lo hace más encantador si cabe.


Las nuevas traducciones han actualizado a Zweig porque las ideas, sueños y preocupaciones eran ya modernas, sobradamente actuales. Algo de esto se puede ver en un nuevo libro que publica la Editorial Plataforma estos días de Feria del Libro en Guadalajara (México), desde donde les escribo. Se titula La desintoxicación moral de Europa y recoge escritos breves de Zweig, hasta ahora no publicados en español. Son ensayitos breves o artículos largos publicados muchos de ellos en su momento (desde 1909 hasta los años 30) en el prestigioso periódico vienés Neue Freie Presse (que a pesar de su nombre ya no era nuevo cuando publicó en él Zweig y desde luego dejó de ser libre desde la Anschluss del 38 que marcó ya su cierre).


Estos artículos, ensayitos y conferencias nos traen al Zweig más político y en ocasiones combativo, pero siempre reflexivo y, especialmente, tras el impacto del horror de la Primera Guerra Mundial, cada vez más europeísta y pacifista.


Algunos de los ensayos son narraciones históricas dignas del mejor reportero de actualidad, como las que años después pudo firmar un Leguineche o, ya más en nuestros días, un Mikel Ayestaran. Pienso especialmente en su recuento de los viajes del presidente Wilson a Europa para la creación de la Sociedad de Naciones y los acuerdos de paz. Su reportaje es tan vivo y marca tan bien los dilemas y dificultades del momento que a partir de ahora pienso recomendarlo a mis alumnos para entender, como historia viva y humana, la creación de aquella vieja y malhadada antecesora de las Naciones Unidas, con sus muchas grandezas y su insalvable maldición.


Pero los textos más interesantes para el lector amante de Zweig pueden ser sus escritos europeístas. Su devoción europeísta, en tiempos verdaderamente dramáticos, permite una lectura de lo más actual. Su sueño de una Europa unida, que compartiera educación y destino, sus planes por una tolerancia entre europeos y sus ideas concretas que anticipan algunas políticas actuales permiten una lectura desde nuestro momento, una lectura exigente que nos debe reconciliar con la Europa imperfecta pero real y posible que hemos heredado y que seguimos construyendo, al tiempo que nos llama a ser más exigentes con su espíritu original de la paz y la convivencia.


Entre las ideas visionarias que apunta está, por ejemplo, un ambicioso programa de intercambio universitario entre europeos, un antecedente de lo que luego sería el programa Erasmus que muchos disfrutamos 60 años y 60 millones de muertos después de que él lo soñara. Aunque solo sea por esto, nos podemos considerar muchos de nosotros herederos de Zweig y deudores de los grandes padres de Europa. Entre ellos, mucho más allá de lo que sus limitados medios permitía, estuvieron gigantes de casa como Aguirre, Landaburu o Irujo. Hay que conocer nuestra historia, que es vasca y es europea, y este libro nos permite acercarnos a ese espíritu, a ese sueño al que tanto debemos y del que tanto -desagradecida, adolescente, egoísta, displicente y perezosamente- ignoramos.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

De ciencia, medicina, conocimiento tradicional y pueblos indígenas

Ayer me tocó intervenir en el plenario del Foro Académico Mundial de Derechos Humanos (Academic World Human Rights Forum) que se celebra en el marco de la Feria del Libro de Guadalaja.


Fue un diálogo de un par de horas entre personas de muy distinta formación y trayectoria. Por un lado estaba Enrique Sosa, primer visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco y encargado de los temas de derechos indígenas de esta institución, gran experto en derechos de los pueblos indígenas y conocedor de primera mano de la situación de estos pueblos en todo México y en el Estado de Jalisco en particular. Por otro lado estaba José María Poveda, médico, psiquiatra, profesor titular de Psiquiatría de la Facultad Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, jefe de Servicios de Salud Mental de la Comunidad Autónoma de Madrid y autor de un libro sobre chamanismo. Como tercer ángulo estaba yo, enfocando los temas de ciencia y conocimiento tradicional desde la perspectiva del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y muy concretamente de los derechos culturales.


Fue un diálogo rico, provocador en ocasiones, amistoso en las diferencias, que abrió nuevas vías de colaboración con interesantes agentes y, además, por momentos incluso resultó divertido.



domingo, 26 de noviembre de 2017

Menudo lío en Australia


Hoy me voy a las antípodas para escribir en los medios del Grupo Noticias, DEIA y Noticias de Gipuzkoa, un artículo sobre la actual crisis constitucional en Australia.

(Por cierto, puedes localizar tus antípodas exactas en este precioso mapa de aquí que invita a jugar: las antípodas de mi casa están en algún lugar del océano, como a 300 kilómetros al oeste de las costas de Nueva Zelanda)





Menudo lío en Australia


Australia se ha metido en un buen lío político. El viceprimer ministro ha tenido que dimitir y nueve parlamentarios han perdido su escaño, dejando muy tocado al gobierno conservador de Malcolm Turnbull.

Y todo ello por un problema constitucional que puede hacer las delicias de los juristas y los comentaristas más ociosos y dados a la extravagancia, pero que parece políticamente bastante poco constructivo. Y es que la Constitución de 1901 exigía que los representantes públicos fueran australianos y únicamente australianos, es decir, que no tuvieran doble nacionalidad ni -y aquí el problema- derecho a otra nacionalidad.

Tanto el viceprimer ministro como la mayoría de los parlamentarios afectados creían de buena fe no estar afectados por esta circunstancia, pero hete aquí que la Corte Suprema Australiana ha encontrado sus explicaciones insuficientes. Muchos de ellos son hijos de personas que tenían en su día la nacionalidad británica u otras.

Hay un caso, por ejemplo, de un parlamentario cuyo padre, originalmente de nacionalidad británica, renunció a la ciudadanía después de haber nacido el hijo que hoy es político. El tribunal le exige ahora a éste, tras haber décadas como australiano de padres australianos, que debería haber renunciado formalmente a sus eventuales derechos a la ciudadanía británica y que no haberlo hecho le inhabilita. Otra diputada se encuentra ante una difícil situación como hija de una superviviente húngara del holocausto, sin haber tenido ninguna relación nunca con Hungría. Otra diputada saltó furiosa tras descubrirse que unos de sus padres había sido británico de origen escocés y que por lo tanto ella podría tener derecho a solicitar dicho pasaporte: “ya he tirado las gaitas a la basura y la maldita kilt (falda escocesa)”. La rabia de los diputados es comprensible, así como el hastío de los ciudadanos ante un problema tan tonto y artificial.

Suena raro y hasta un tanto estúpido, si me permiten una opinión tan rotunda. Piense usted que Australia es un país joven, formalmente independizado en 1901, pero que aún tiene una relación muy especial con la metrópoli. De hecho, como miembro de la Commonwealth, de una curiosa forma, la reina Isabel II es también reina de Australia.

Este país ha sido formado en su mayoría por diversas oleadas de inmigrantes en los últimos dos siglos, de modo que el número de personas con padres extranjeros es muy alta. Más de un tercio de la población australiana podría encontrarse ante situación similares a las vividas por estos políticos.

No parece que ponerse tan estrictos a la hora de interpretar a estas alturas ese artículo constitucional sea muy práctico. Desde luego poco ayuda a los fines constitucionales que el tribunal debería promover como la lealtad, la identificación y la participación.

Con más espíritu práctico que los jueces, el primer ministro y el líder laborista acaban de acordar darse un plazo para aclarar todas las situaciones dudosas de sus diputados y garantizar así que los afectados pueden renunciar adecuadamente a sus eventuales derechos a otras nacionalidades. Y renunciar también, si toca, de paso a sus gaitas y kilts. Que se sepa no hay de momento ninguno que deba renunciar formalmente al txistu y la txapela, aunque conociendo nuestra historia de migraciones, no descarten que algún caso pudiera aparecer. Preguntaremos en alguna de las tres Euskal Etxeak del país, seguro que saben informarnos.